03 junio, 2013

Intemperie - Jesús Carrasco

intemperie, seix barral, jesus carrasco, novela, narrativa, cabra
Libro: Intemperie
Autor: Jesús Carrasco
Editorial: Seix Barral
ISBN: 8432214728
Páginas: 224
Precio: 15,68 € (9,49 € en versión
               Kindle de Amazon)
Reseña publicada el día 2 de junio en mi blog La Vida en Sorbos

Era la novela del mes de mayo de El Club de los 1.001 lectores, esa iniciativa de el Blog La Esfera Cultural en el cual participo y al cual os recomiendo que os apuntéis. Intemperie es una novela que seguramente no me hubiera comprado tan pronto de no haber tenido el estímulo de leerla. Una hallazgo sorprendente.

Intemperie narra una historia que tiene lugar en un lugar indeterminado. Podría tratarse de Andalucía, en época de sequía. Tampoco sabemos en qué fecha puedan tener lugar los acontecimientos, aunque bien podría ser en la postguerra. Tampoco sabemos el nombre del protagonista, un chico de apenas unos ocho años, ni de ninguno de los otros personajes: un viejo cabrero, un alguacil, su ayudante y un "tullido" u hombre amputado por las rodillas. Ni siquiera tiene nombre el perro del viejo cabrero, ni sus cabras. Todo esto que podría parecer algo casual, no lo es. Está hecho (estoy convencido) con total intención por parte de Jesús Carrasco que con Intemperie nos demuestra que se trata de un escritor muy inteligente. El niño huye del alguacil por razones que no se conocen aunque se intuyen por pistas dejadas en varios lugares de la novela. En su huída se encuentra con un viejo cabrero que le ayudará a sobrevivir. Ambos se acompañan sin
apenas hablar, tampoco hace falta, no quieren saber el uno del otro, para qué. Lo importante es sobrevivir y hablar malgasta energías. No puedo contarles más, ni falta que hace. Quiero que lean el libro. Creo que con la descripción que doy tienen suficiente. ¿Qué sienten?, ¿que os faltan pistas?, ¿que están a la intemperie? Ese es el secreto de la novela.


Jesús, Carrasco, novelista, Intemperie, narrativa, novela, seix barral
El escritor Jesús Carrasco
Con todos los que he hablado que han leído el libro coincidimos en algo: Jesús Carrasco nos deja con cierta sensación de desasosiego, abandono. La novela es un tratado sobre la palabra que le da nombre. En vez de darnos la definición tipo R.A.E., nos da un libro cargado de sensaciones. Por eso hablaba de una novela muy inteligente. Jesús, valiéndose del uso de una serie de recursos estructurales y lingüísticos, nos atrapa. ¿Hay mayor desasosiego que leer una novela con personajes sin nombre, huyendo de algo desconocido, en un terreno hostil, sin agua, con un sol castigador, impío, donde el protagonista sea un niño de ocho años, con todo lo que ello supone a nivel de indefensión? Ese es el primero de los aciertos de Jesús al escribir su obra. Lo segundo: ¿Y si la novela está escrita con una descripción exhaustiva de los escenarios para que el lector sea transportado al lugar y se sienta  también atrapado para luego llenar el texto de palabras de significado desconocido pero que en nada entorpecen para entender lo que pasa pero sí para crear pequeñas áreas de incertidumbre alrededor, que hagan que éste se sienta desprotegido, inseguro?. Este es el segundo acierto de Jesús. Y el último, ya para cerrar el círculo, para rematar la faena: ¿Y si el narrador no se despega en ningún momento del niño, de lo que siente, de lo que sufre, sin saber si el peligro que acecha está cerca o lejos? He ahí el resultado: Jesús deja al lector a la Intemperie.
Sin duda lo recomiendo y felicito a Jesús por su novela. No por lo que cuenta sino por cómo lo cuenta. Uno de los ejercicios literarios mejor armados que me he encontrado.

Crítica: Miguel A. Brito




5 comentarios:

  1. Pues, con tu reseña, ya tengo otra guinda que corona mi lectura de "Intemperie". Cada uno de vosotros me muestra destellos que yo misma vi o que pasé desapercibidos, lo que me hace sentirme a gustísimo en este club de lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Otra gran reseña de este libro.
    Estoy de acuerdo con tu comentario y además hemos coincidido en algunos aspectos.

    El club va tomando la dimensión que necesita, las reseñas, los diálogos.

    ResponderEliminar
  3. Siento mucho no haber comentado en cada una de las reseñas, pero sí que las he leído todas e incluso alguna he publicado, pero con la administración del club y sus contenidos no me da para más.

    Con cada una de las críticas encuentré nuevos matices a Intemperie. Creo que ya se apuntó, pero personalmente hace tiempo que no había leído una novela tan sólida en su ejecución.

    El inicio de la no novela ya me atrapó. Como nos describe una búsqueda y la acción de los personajes que intervienen, por medio de lo que un niño está imaginando o escuchando dentro de un agujero. Es el doble salto mortal. Si la novela es ficticia, el narrador crea la ficción de la acción en su personaje para trasladarnos una acción. Y lo mejor de todo, es que como lector yo lo estaba viviendo.

    No me cabe ninguna duda del conocimiento que tiene Jesús Carrasco de los temas rurales. A la mayoría de nosotros (pobres urbanitas), todo lo que describe en la novela nos queda muy lejos, pero él, nos lo acerca de una forma muy simple.

    Una lectura que se me quedará en la memoria, de un niño sin nombre, un pastor sin identidad y un escenario de cualquier lugar de ¿España?.

    También se habló de un rico léxico. Con eso no estoy en acuerdo. Pienso que Jesús Carrasco ha realizado una novela con economía de lenguaje, pero utilizando las palabras como con una "fórmula magistral" de manera precisa y con bisturí. Introduciendo términos que la engrandecen al utilizar palabras muy "rurales".

    Esta puede ser "La pequeña gran novela"

    ResponderEliminar
  4. Yo lo estoy leyendo actualmente y me recuerda muy vivamente al Fernando Aramburu de Los Ojos Vacíos. Otra lectura preciosa.

    ResponderEliminar

Tu participación y punto de vista es lo que hace a este club crecer y edificarnos a todos como lectores.
Aquí aprendemos a leer, en un periodo en el que todo el mundo escribe y habla por los codos, nosotros leemos y escuchamos.